No pierdas nunca tu capacidad para asombrarte. Artículos breves sobre historia, ciencia, lugares, deporte, curiosidades...
Imagen.

El primer satélite artificial lanzado al espacio por el ser humano partió del cosmódromo soviético de Baikonur, la mayor y más antigua instalación de lanzamiento espacial en el mundo. Desde ese momento la actividad en la vieja estación espacial ha sido incesante.
Situado en Kazajistán, aunque bajo control de Rusia, desde la caída de la URSS en 1992, la construcción del cosmódromo comenzó en junio de 1955, recibiendo durante su vida varios nombres al objeto de tratar de despistar a los espías occidentales durante la guerra fría. En la actualidad Rusia paga un alquiler a Kazajistán por las instalaciones aunque en los últimos años el acuerdo de renovación parece complicarse por lo que Rusia ha empezado a expandir su propio cosmódromo en Plesetsk al norte del país.

No pierdas nunca tu capacidad para asombrarte. Artículos breves sobre historia, ciencia, lugares, deporte, curiosidades...
 “La cámara es un instrumento que enseña a la gente cómo ver sin cámara.”
 Dorothea Lange

Que las cosas no son siempre lo que parecen es algo sabido por todos. Hace un tiempo los incondicionales de este blog pudisteis disfrutar de diez fotografías históricas que eran difíciles de comprender sin un pie de foto aclaratorio. Pues si os quedasteis con ganas de más, y si no tambiénos dejo a continuación otras diez fotografías (más un bonus) que necesitan, de nuevo, una explicación:

1

¿Qué parece?
Un joven saliendo de un barracón portando algo en su mano, quizás unas botellas de refrescos o la caja con su almuerzo.

¿Qué es en realidad?
El joven de la imagen es Harold Melvin Agnew, un reconocido físico estadounidense fallecido en 2013 y que, en 1945, cuando fue tomada la fotografía, era uno de los científicos inmersos en el proyecto Manhattan y participantes en la misión Hiroshima, el primer ataque nuclear de la historia (voló en otro avión tras el Enola Gay). Lo que sostiene en la mano es el núcleo de plutonio de la bomba Fat Man, la bomba arrojada sobre Nagasaki tres días después de la de Hiroshima y que fue la causa directa del fallecimiento de 70.000 personas. Una pequeña caja que cambiaría el curso de la historia. [Fuente + Info (donde, por cierto, también explican que hubiese pasado si se le hubiese caido al suelo)].

No pierdas nunca tu capacidad para asombrarte. Artículos breves sobre historia, ciencia, lugares, deporte, curiosidades...
Las regiones árticas son lugares peligrosos para volar. Fuertes vientos, temperaturas ridículamente bajas y terrenos marcadamente hostiles contribuyen a provocar accidentes aéreos. Recuperar los restos de las aeronaves siniestradas es, a menudo tarea imposible. Como resultado, un buen número de aviones que jamás volverán a volar, abandonados en esa remota parte del mundo y congelados en el tiempo. Os invito a viajar hasta el Ártico y conocer siete de sus historias:

Isachsen, Nunavut, Canadá

avión abandonado C-47 Canadá
Imagen

En 2005, un comunicado de prensa de la Real Fuerza Aérea Canadiense anunciaba que llevarían a cabo una patrulla de reconocimiento en el norte del país, operando desde una estación meteorológica, ahora abandonada, en Isachsen en la remota isla Ellef Ringnes. Después de la Segunda Guerra Mundial, Canadá y Estados Unidos construyeron una red de estaciones meteorológicas remotas en el Ártico (JAWS, por sus siglas en inglés), con una finalidad tanto científica como militar.Quizá la parte interesante de este comunicado de prensa fue que esta patrulla iba a incluir un ejercicio de respuesta ante emergencias simulando un accidente aéreo, utilizando para ello, los restos de un antiguo USAF Douglas C-47 que se había estrellado en Isachsen durante la década de 1950. 

Lo cierto es que el accidente había sucedido en octubre de 1949, cuando el C-47 tras haber estado estacionado en la pista toda la noche, acumulando hielo en alas y fuselaje se disponía a despegar. El capitán no creyó necesario descongelar las alas, tan sólo limpió el parabrisas con alcohol. Para empeorar las cosas, el avión iba sobrecargado, esa mañana soplaba un ligero viento cruzado y la pista de aterrizaje estaba cubierta por 10 cm de nieve. Estos factores dieron como resultado un rendimiento de despegue muy pobre por lo que el avión, simplemente, no pudo levantar el vuelo correctamente. No ganó altura suficiente por lo que los esquís y ruedas golpearon tierra y se doblaron. La aeronave se deslizó por la llanura, cubierta de nieve, durante una distancia considerable antes de detenerse para siempre. Todos los pasajeros y la tripulación lograron salir y nadie resultó herido de gravedad. Sesenta y seis años después los restos se conservan en muy buen estado. [Fuente]. En Google Maps.

No pierdas nunca tu capacidad para asombrarte. Artículos breves sobre historia, ciencia, lugares, deporte, curiosidades...
«No es nada raro, en Escocia los barcos son así». «Es el clásico buque de transporte de helio», «¡Vaya! otro fallo en Matrix». «¡Al fin veo al famoso Holandés Errante!» (The Flying Dutchman, en inglés)... Estos fueron parte de los comentarios que algunos telespectadores del Open de Escocia de golf escribieron en sus perfiles de redes sociales al ver lo que les mostraban sus televisores: un barco volando.

Imagen retransmitida por SkySports durante el Open de Escocia de golf. Fuente.

La imagen que abre esta entrada es real, y cuando digo esto, quiero decir que no hay ningún truco de fotografía o de cualquier otro tipo, y es la imagen que verías tú mismo si hubieses estado hace poco más de un año, el 13 de julio de 2014, en el Royal Aberdeen Golf Club. La escena, retransmitida en directo a través de Sky Sports, no pasó desapercibida para los comentaristas del evento ni en twitter donde muchos se asombraban de lo que estaban viendo. La perturbadora visión no se hacía menos espectacular cuando se abría el plano, aunque la mayoría creía saber lo que observaba.
Lo que estaban presenciando es lo mismo que llevó a Donald Baxter MacMillan a buscar la imaginaria Tierra de Crocker, lo que pudo provocar el hundimiento del Titanic según alguna teoría [vídeo], y lo mismo que, se cree, que en el siglo VII empujó a los celtas, a bordo de sus rudimentarias embarcaciones forradas de pieles llamadas currachs, a llegar a Islandia desde las Islas Feroe. Los historiadores se dividen entre los que creen que Islandia podría haber sido descubierta accidentalmente cuando algunos currachs fueron conducidos a sus costas durante una tormenta, y los que piensan que la respuesta parece estar en un fenómeno atmosférico conocido como espejismo superior.

No pierdas nunca tu capacidad para asombrarte. Artículos breves sobre historia, ciencia, lugares, deporte, curiosidades...
El producto en sí mismo debe ser el mejor vendedor. Pero no solo el producto, este debe ir acompañado de una atmósfera que lo rodee.
                                                                                            Claude C. Hopkins
Siguiendo las indicaciones del padre de la publicidad científica, Claude C. Hopkins, los protagonistas de estas tres historias lograron generar la atmósfera necesaria para vender auténticos iconos del arte y la arquitectura de los cuales, sobra decir, no eran propietarios. Unos productos, por otro lado, que se venderían solos si tal cosa se pudiese hacer y con los que lograron convertirse en adinerados, aunque no respetados, ciudadanos. Estas son sus historias.


El hombre que vendió la Torre Eiffel (dos veces)

Imagen.

La exposición universal celebrada en París en 1889 dejó a la capital francesa uno de los monumentos más icónicos del planeta. Difícilmente hoy hay alguien que no asocie la Torre Eiffel a la ciudad de la luz pero en 1889, y durante mucho tiempo después, los parisinos verían la torre como un gran montón de chatarra que estaba en absoluta desarmonía con el estilo arquitectónico de la ciudad, además de ser inútil y costosa de mantener. Esta visión, compartida por muchos, se mantuvo décadas y vivió uno de los momentos más críticos en mayo de 1925, cuando un periódico local informó del grave deterioro que presentaba la estructura y el alto coste que supondría su reparación. Las voces a favor de su desmantelamiento encontraron el pretexto ideal para alzarse una vez más.
No pierdas nunca tu capacidad para asombrarte. Artículos breves sobre historia, ciencia, lugares, deporte, curiosidades...
El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia.
Woody Allen. Actor, director y escritor estadounidense.

Un tesoro de 20.000 pelotas bajo el agua

Jim Reid (izquierda) sacando pelotas de un lago y su mujer e hijas (derecha) clasificándolas. Imagen.

En los años 80 Jim Reid vivía en Florida, donde trabajaba como inspector en el parque de atracciones de Disney World. Con los 250 dólares semanales que ganaba tenía suficiente para mantener a su familia y poder costearse clases y un equipo de buceo . Esa afición le sirvió para explorar en busca de monedas y objetos de valor. Cierto día fue invitado por un amigo a pasar una jornada  jugando al golf en un campo cercano al parque donde trabajaba. Conocedor de su afición su anfitrión le sugirió que la próxima vez que fuese se trajera su traje de buzo y probase a meterse en el estanque del campo, donde quizá encontrase alguna cosa que valiese la pena. Así lo hizo, y lo que Jim vio aquella tarde bajo la superficie del estanque le cambiaría la vida.
El fondo estaba cubierto completamente por una alfombra blanca. !Había miles de pelotas de golf!. Sacó unas cuantas y las examinó a la luz del día. La mayoría estaban como nuevas. Se las enseñó entonces al administrador del campo de golf, quien le ofreció diez centavos por cada pelota que le devolviese en perfecto estado.
No pierdas nunca tu capacidad para asombrarte. Artículos breves sobre historia, ciencia, lugares, deporte, curiosidades...
Habitantes de Sarajevo andando a cubierto en una calle de «muerte fácil».Marzo 1993. Fuente.

«La gente hacía cola para cruzar un espacio abierto. Cuando tu turno llega no puedes dudar, cuanto más esperes más preparado estará el francotirador. Uno, además, quiere separarse del miedo que transpira esa multitud que aguarda. Y corres.»
 Aleksandar Hemon en «La cuestión de Bruno»

Tal día como hoy (14 de diciembre de 1995) de hace 20 años se firmaba en París la versión final del documento que suponía el fin de la Guerra de Bosnia, uno de los muchos conflictos armados que asolaron la antigua Yugoslavia en la década de los 90. Casi un mes antes, en la base aérea de Wright-Patterson (EEUU), Croacia, Yugoslavia y Bosnia-Herzegovina habían firmado los Acuerdos de Dayton por los que se ponía fin a la guerra. El enfrentamiento, causado por una compleja combinación de factores políticos, históricos y religiosos, siguió al final de la guerra fría y a la caída del comunismo en la antigua Yugoslavia, en lo que supuso el primer gran conflicto bélico en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.