Las regiones árticas son lugares peligrosos para volar. Fuertes vientos, temperaturas ridículamente bajas y terrenos marcadamente hostiles contribuyen a provocar accidentes aéreos. Recuperar los restos de las aeronaves siniestradas es, a menudo tarea imposible. Como resultado, un buen número de aviones que jamás volverán a volar, abandonados en esa remota parte del mundo y congelados en el tiempo. Os invito a viajar hasta el Ártico y conocer siete de sus historia.
Las regiones árticas son lugares peligrosos para volar. Fuertes vientos, temperaturas ridículamente bajas y terrenos marcadamente hostiles contribuyen a provocar accidentes aéreos. Recuperar los restos de las aeronaves siniestradas es, a menudo tarea imposible. Como resultado, un buen número de aviones que jamás volverán a volar, abandonados en esa remota parte del mundo y congelados en el tiempo. Os invito a viajar hasta el Ártico y conocer siete de sus historias:

Isachsen, Nunavut, Canadá

avión abandonado C-47 Canadá
Imagen

En 2005, un comunicado de prensa de la Real Fuerza Aérea Canadiense anunciaba que llevarían a cabo una patrulla de reconocimiento en el norte del país, operando desde una estación meteorológica, ahora abandonada, en Isachsen en la remota isla Ellef Ringnes. Después de la Segunda Guerra Mundial, Canadá y Estados Unidos construyeron una red de estaciones meteorológicas remotas en el Ártico (JAWS, por sus siglas en inglés), con una finalidad tanto científica como militar.Quizá la parte interesante de este comunicado de prensa fue que esta patrulla iba a incluir un ejercicio de respuesta ante emergencias simulando un accidente aéreo, utilizando para ello, los restos de un antiguo USAF Douglas C-47 que se había estrellado en Isachsen durante la década de 1950. 

Lo cierto es que el accidente había sucedido en octubre de 1949, cuando el C-47 tras haber estado estacionado en la pista toda la noche, acumulando hielo en alas y fuselaje se disponía a despegar. El capitán no creyó necesario descongelar las alas, tan sólo limpió el parabrisas con alcohol. Para empeorar las cosas, el avión iba sobrecargado, esa mañana soplaba un ligero viento cruzado y la pista de aterrizaje estaba cubierta por 10 cm de nieve. Estos factores dieron como resultado un rendimiento de despegue muy pobre por lo que el avión, simplemente, no pudo levantar el vuelo correctamente. No ganó altura suficiente por lo que los esquís y ruedas golpearon tierra y se doblaron. La aeronave se deslizó por la llanura, cubierta de nieve, durante una distancia considerable antes de detenerse para siempre. Todos los pasajeros y la tripulación lograron salir y nadie resultó herido de gravedad. Sesenta y seis años después los restos se conservan en muy buen estado. [Fuente]. En Google Maps.

Sólheimasandur, Islandia

US Navy C-47 Wreck
Imagen.

Cerca del recientemente famoso volcán Eyjafjallajökull se encuentra uno de los lugares más emblemáticos y frecuentados por los fotógrafos de visita en Islandia. El 24 de noviembre 1973 este Douglas Super DC-3 (algunos lo restringen a la variante C-47 Skytrain desarrollada a partir de aquel) de la marina de Estados Unidos se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en la playa de arena negra de Sólheimasandur en el sur de Islandia después de que varios de sus sistemas comenzasen a fallar debido al hielo formado por las bajas temperaturas aunque otras fuentes apuntan a que se quedó sin combustible.
Por suerte todos los miembros de la tripulación sobrevivieron al accidente, y aunque posteriormente se recuperaron partes del avión, el fuselaje fue abandonado. Ahora se ha convertido en una verdadera atracción para los visitantes. [Fuente]. En Google Maps.

Atka, Alaska, Estados Unidos

Imagen.

El bombardero B-24D Liberator de la imagen jugó un papel significativo en la Segunda Guerra Mundial. Hoy reposa en el lugar de su accidente en la isla de Atka, Alaska pero entre junio de 1942 y agosto de 1943 tomó parte en la Campaña de las Aleutianas contra las fuerzas imperiales japonesas  —las únicas batallas libradas en América del Norte durante la guerra—. Este avión voló en, al menos, 18 misiones de combate antes de sucumbir al mal tiempo en lugar de la acción enemiga. Fabricado en 1941, es una de las dos unidades B-24Ds que se sabe que existen en el mundo.

El 9 de diciembre de 1942 al volver de una misión de observación se encontró con su base inutilizable debido a las terribles condiciones meteorológicas. El comandante notificó entonces a la torre de control que volaría hasta el otro extremo de la isla de Atka e intentaría un aterrizaje forzoso en otra base. Por desgracia, también estaba cerrada por e tiempo. Finalmente optó por un aterrizaje de emergencia en el lugar de la isla que consideró más apropiado. Falleció un tripulante. Los supervivientes fueron rescatados dos días después por un hidroavión, cansados y helados pero sanos y salvos. [Fuente].

Whitehorse, Yukón, Canadá

Fuente.

El 26 de enero 1950 un avión de transporte Douglas C-54 de la fuerza aérea de Estados Unidos que hacía la ruta entre las bases aéreas de Elmendorf, en Anchorage, a Great Falls, en Montana, desapareció de los radares en algún punto cerca de Whitehorse, capital del canadiense territorio de Yukón. Viajaban en él 44 personas.
La búsqueda duró 23 días, involucrando en ella a decenas de aeronaves y cientos de buscadores en la denominada «Operación Mike»; Se trató de la operación de búsqueda más importante en la historia de América del Norte, además de la más cara, costando 700,000 dólares. 

Uno de los aviones que participó en la «Operación Mike», de búsqueda de supervivientes fue un C-47 de la USAF. Mientras sobrevolaba las montañas Ruby una serie de corrientes descendentes hicieron perder el control del aparato al piloto que acabó colisionando contra una ladera. Cuando el avión se estrelló, en febrero de 1950, las temperaturas eran de -40ºC en la montaña por lo que el propio piloto decidió partir en busca de ayuda caminando 13 kilómetros montaña abajo hasta llegar a una carretera para luego dirigir un grupo que llegase hasta el lugar del accidente. Los diez miembros de la tripulación sobrevivieron. Nunca se supo que sucedió C-54, su búsqueda se canceló días después y su desaparición sigue siendo un misterio.

Los restos del C-47 se encuentran en una zona relativamente popular para los turistas, sin embargo, casi nadie sabe la historia de cómo acabó sus días en ese lugar. Tras 64 años, el avión todavía se conserva en buen estado. [Fuente].

Umnak, Alaska, Estados Unidos

Imagen.

Un avión Reeve Aleutian Airways reposa cerca de la localidad de Nikolski, en la isla de Umnak, en Alaska. El aeropuerto fue construido en 1958 para dar apoyo a la estación de radar de alerta temprana distante (DEW por sus siglas en inglés) que la USAF poseía en la isla.
La aeronave, un Douglas C-47A-DK (DC-3), se disponía a despegar del aeropuerto el 29 de mayo de 1965 cuando una repentina ráfaga de viento (con un componente de viento cruzado estimado en 28 nudos) causó el despegue prematuro del avión, que, fuera de control acabó estrellándose en una colina cercana. Ninguna de las ocho personas que viajaban a bordo resulto herida. [Fuente].

Qaasuitsup, Groenlandia

Imagen.

El «Kee Bird» era un bombardero estadounidense  Boeing B-29 Superfortress  que, tras un aterrizaje de emergencia en el noroeste de Groenlandia durante una misión secreta de espionaje de la Guerra Fría en 1947, tuvo que ser abandonado. Toda la tripulación pudo ser evacuada de forma segura, después de pasar aislados tres días en la fría tundra ártica. La aeronave se quedó en el lugar de aterrizaje, ofreciendo una perturbadora estampa hasta 1994, cuando se puso en marcha una misión de financiación privada para reparar y devolverla a Estados Unidos.

Después de meses de arduo trabajo y duros reveses, como la muerte del ingeniero en jefe de la misión de rescate, las reparaciones pudieron ser completadas y el avión estuvo preparado para despegar desde un lago helado cercano. Sin embargo, cuando estaba siendo dirigido a su posición de despegue se produjo un incendio en el interior del fuselaje que rápidamente se propagó a todo el avión. Toda la tripulación a bordo escapó ilesa, pero el «Kee Bird» fue completamente destruido. Cuando el lago se descongela en la primavera pueden verse los restos del avión hundido en el fondo, donde ahora reside. El intento de reparación y rescate del avión se documentó en el episodio de televisión de NOVA de 1996 «B-29 Frozen in Time». [Fuente]. En Google Maps. Imagen de la NASA de 2014.

Churchill, Manitoba, Canadá

Imagen.

Este Curtiss Commando C-46 era operado por la desaparecida aerolínea canadiense Lamb Air, conocida en sus inicios por su especialización en el transporte de mercancías, especialmente pescado de la Bahía de Hudson. De hecho el sobrenombre de la aeronave es «Miss Piggy» puesto que en uno de sus muchos viajes había ido repleta de cerdos.
El 13 de noviembre 1979 despegó del aeropuerto de Churchill con un cargamento con destino a Chesterfield Inlet, en el vecino territorio de Nunavut, cuando, a los pocos minutos, el motor izquierdo comenzó a perder presión de aceite. El piloto trató de volver al aeropuerto de Churchill pero escasos metros antes de llegar a la pista se precipitó contra las rocas de la costa de la bahía. Dos de los tres tripulantes resultaron gravemente heridos. Hoy se encuentra algo más deteriorado. [Fuente]. En Google Maps.


Mientras buscaba la información para esta entrada me conocí el trabajo de Dietmar Eckell, que ha viajado por el mundo buscando y fotografiando aviones abandonados. Ha recopilado sus fotografías en un fenomenal libro que puedes comprar aquí.
Y si te interesa el tema, no dejes de visitar la archiveterana Abandoned Plane Wrecks of the North.


Post A Comment:

2 comentarios:

  1. Para ser el círculo polar ártico se ve bastante vegetación en las fotos y relativamente poca nieve. Supongo no era así hace unos cuarenta años.

    ResponderEliminar
  2. Juan Carlos, las regiones árticas no son desiertos helados perpetuos. El norte de Islandia, por poner un ejemplo, que está al norte del círculo polar, presenta unos paisajes llenos de vegetación durante el verano.
    Dicho lo cual, los aviones abandonados del post están dentro o muy cerca del círculo polar en lo que podíamos denominar regiones polares, aunque técnicamente algunos estén fuera.

    ResponderEliminar