Aunque su lugar es el aire, estos diez aviones, por distintas razones y en diferentes circunstancias, terminaron sus días bajo el agua.
Aunque su lugar es el aire, estos diez aviones, por distintas razones y en diferentes circunstancias, terminaron sus días bajo el agua. Descubrimos sus historias.

1

Imagen: Frédéric Buyle - Fuente.

En 2004 el equipo del director John Stockwell se desplazó a Nassau, Bahamas, y decidió sumergir tres aviones Douglas DC-3 para el rodaje de la película Inmersión letal, prescindible obra en la que dos parejas de submarinistas de buen ver se ven envueltos en una aventura repleta de acción y sobresaltos.
Uno de los aviones fue introducido en un tanque para realizar los primeros planos y tomas interiores, una segunda aeronave se sumergió en aguas poco profundas para planos medios y el último en un arrecife para tomas más generales. El lugar donde  se abandonó este último (imagen superior) fue visitado en una de sus innumerables inmersiones por todo el mundo por el fotógrafo y submarinista Frédéric Buyle, viejo conocido de este blog. Puedes ver esta y otras imágenes espectaculares de su trabajo en el libro One Breath – A Reflection On Freediving. Fuente.

2

Imagen: joseph.mearman. Fuente.

Una fuerte tormenta en las costas de Gales a principios de 2014 dejó al descubierto un regalo inesperado, un avión de combate Lockheed P-38 Lightning, de la USAAF. La fuerza del mar lo había sacado del fondo y arrastrado hasta la arena de la playa. El avión, que se había estrellado en 1942, permanecía en relativamente buen estado con partes casi intactas y libres de corrosión.
El último vuelo del avión fue el 27 de septiembre de 1942, cuando su piloto, el teniente Robert Elliott, partió de la costa norte de Gales en un ejercicio de entrenamiento. Tras cincuenta y cinco minutos de misión, el motor izquierdo empezó a perder potencia. El piloto identificó mal el problema achacándolo a la hélice y regresó a la pista de aterrizaje. Sin embargo, cuando estaba a tres kilómetros, el motor derecho se apagó. Incapaz de llegar hasta la pista trató de aterrizar en la orilla, pero no lo consiguió y terminó aterrizando sobre el agua. Elliott salió ileso del accidente. En el comité para el esclarecimiento del accidente se concluyó que la causa fue el agotamiento de combustible debido a un descuido del teniente Elliott. La aeronave no fue recuperada, la guerra llegó a su fin y el avión fue engullido por la arena hasta que la naturaleza lo devolvió. Fuente. +Fuente.

Si te está gustando, no te puedes perder:
Diez rarezas del aire.

3

Imagen: David Doubilet - Fuente. National Geographic.

Rabaul, en Papúa Nueva Guinea, es una pequeña ciudad portuaria a los pies de uno de los volcanes más activos del mundo con el que comparte nombre. Con periódicas y violentas erupciones, la última en 2010, está considerado, además, uno de los más peligrosos.
Durante la II Guerra Mundial los alrededores del volcán fueron escenario de encarnizados enfrentamientos entre japoneses y aliados, lo que propició que, todavía hoy, se puedan encontrar numerosos restos de aquellas batallas. En la imagen un buceador inspecciona lo que queda de un caza Mitsubishi abatido en enero de 1942.

4

more-bahama-044b
Imagen: Timothy Shea. Flickr.

Carlos Lehder fue uno de los mayores traficantes de droga de EEUU durante las década de los 70 y principios de los 80. Como cofundador del cartel de Medellín —responsable del 89% de la cocaína introducida en los Estados Unidos— se especializó en el tráfico de cocaína a gran escala desde Colombia. Él controlaba el transporte y distribución y Pablo Escobar la producción. Entre 1978 y 1982, Cayo Norman, en Bahamas, fue centro de conexiones del narcotráfico, así como el escondite de Lehder y sus asociados. Mediante sobornos a las autoridades de Bahamas hizo construir una pista de aterrizaje de 1,1 km protegida por radar, en donde las aeronaves hacían escala antes de entrar en Estados Unidos. En 1987 fue finalmente capturado y sentenciado a cadena perpetua.
El 15 de noviembre de 1980 este Curtiss C-46A Commando volaba con un cargamento de cocaína del cartel de Medellín cuyo destino final iba a ser, probablemente, EEUU. En algún momento del trayecto, y por motivos desconocidos, el piloto, Jack Carlton Reed, se vio forzado a realizar un aterrizaje de emergencia acabando en las aguas poco profundas de Gran Exuma, una de las islas de Bahamas. El aspecto de este avión era mucho más reconocible en los años 80, un modelo que se utilizó primordialmente para transportar tropas en la guerra del pacífico. Fuente.

5

Imagen: justacarguy. Fuente.

El 21 de julio de 1948, este B-29 descendió desde gran altura con la intención de situarse lo más cerca posible de la superficie del lago Mead, en Nevada, EEUU y sobrevolarlo a escasos metros. Por desgracia, el capitán, Robert M. Madison, perdió la percepción de altura y el enorme avión chocó contra el agua a 370 km/h. El fuerte impacto arrancó tres de los cuatro motores del avión que se deslizó a lo largo de la superficie del lago hasta que se detuvo, y comenzó a hundirse. Afortunadamente, toda la tripulación fue capaz de escapar con heridas menores utilizando las balsas salvavidas y esperó su rescate. En el momento del accidente el avión, con sus cinco tripulantes, estaba probando un nuevo sistema de guiado de misiles balísticos conocido como «sun-tracker», un dispositivo clasificado como de alto secreto, montado en un lateral del fuselaje del bombardero, que permitía a un misil orientarse en función de la posición del sol.

El nivel del agua del Lago Mead varía enormemente —más de 60 metros— por lo que durante una sequía prolongada el avión puede quedar a, solamente, unos 30 metros bajo la superficie del agua. El bombardero fue encontrado en 2001 por unos «cazadores de naufragios» que carecían de permiso. El NPS —Servicio de Parques estadounidense— comenzó entonces una batalla legal para ejercer la custodia del lugar del accidente y proteger el avión de posibles saqueadores. Fuente.

Si sigues queriendo ver abandonos en el mar:
Cinco barcos abandonados.

6

Imagen: hayabusa206. Flickr.

Desde lo alto del mástil del yate Freydis el fotógrafo George Steinmetz captó la imagen de este hidroavión japonés hundido en la Segunda Guerra Mundial. Probablemente alcanzado por un avión estadounidense, lo que parecen los restos de un hidroavión de reconocimiento Aichi E13A —conocido por el sobrenombre de «Jake» para los norteamericanos— utilizado por la marina nipona, descansan a escasos metros de la superficie del Mar de Salomón muy cerca del archipiélago de las Islas SalomónVía.

7

Capernwray Plane 2 Nick Blake
Imagen: Blakes35. Flickr.

Un avión HS748 G-BVOV, en buen estado, bajo las aguas de un pequeño lago artificial en Lancashire no puede haber llegado ahí por casualidad. El centro de aprendizaje y entrenamiento de buceadores Capernwray Diving Centre ha sumergido en su laguna un sinfín de objetos que se han convertido en verdaderas atracciones para los buceadores: un Cessna, dos helicópteros, un dragaminas, un contenedor ISO de 40 pies, embarcaciones de distintos tipos, un Volkswagen escarabajo un minisubmarino y varios enanos de jardín entre otros objetos. Inmersión [Vídeo]. Hundimiento [Vídeo].

8

Imagen: subaqua. Fuente.

El 14 de febrero de 1944, el B-17G con diez tripulantes a bordo y pilotado por el teniente Frank Chaplick despegó de la base de Foggia, Italia, con la misión de bombardear el nudo ferroviario de Verona. Antes de llegar al objetivo la «fortaleza volante» fue interceptada por un caza alemán Bf 109 que abrió fuego. Con dos motores en llamas y un tercero a punto de quedar inservible, el B-17 estaba contra las cuerdas. Cuando la aeronave alemana tuvo la mala idea de ponerse a su lado por unos instantes el B-17 lanzó toda su artillería en su contra y pudo librarse de él. Inmediatamente se dirigió a Córcega, donde se encontraba la pista de aterrizaje más cercana controlada por los aliados. Desgraciadamente la pista era demasiado corta para que pudiese tomar tierra el bombardero así que el piloto decidió hacerlo sobre el mar. Tras un breve reconocimiento, el avión amerizó frente a Calvi, manteniéndose a flote los minutos suficientes para que los supervivientes pudieran salir. Tres tripulantes habían fallecido durante el ataque. Fuente. Todavía hoy reposa frente a Calvi a 28 metros de profundidad. [Vídeo].

Otro avión que no tuvo su mejor día:
Un Boeing descapotable.

9

Imagen: Ippei & Janine Naoi. Flickr.

Los restos de lo que parece otro hidroavión de reconocimiento Aichi E13A —o, menos probable, un Nakajima B5N, el avión torpedero estándar de la marina imperial japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, según otras fuentes— descansan en las costas de Rock Island, Palau. Durante la Segunda Guerra Mundial, Palau fue una importante base militar japonesa y antes de perderla ante los americanos, los nipones inutilizaron sus aeronaves hundiendo varias de ellas. Antes de tan drástica decisión, entre 30 y el 31  de marzo de 1944, cazas y bombarderos de la marina norteamericana atacaron a la flota japonesa y hundieron más de 60 barcos e hidroaviones en la zona. Otra foto donde se ve más claramente. [Rememberun lugar de Palau para sumergirse].

10

Imagen: msnbcmedia. Fuente.

Un Mirage 2000 de las fuerzas aéreas griegas yace en el fondo del mar Egeo cerca de la isla de Samos. Llegó ahí el 9 de junio de 2011 tras perder el control el piloto que lo manejaba. Por suerte, tanto piloto como copiloto pudieron accionar sus asientos eyectables antes de que la aeronave cayese al mar y fueron rescatados por un buque militar, salvando así sus vidas. 
A pesar de que su aspecto, sobre el lecho marino, parece bueno, el avión no pudo ser reutilizado tras su rescate y solo algunas de sus partes y componentes fueron recuperados para su uso como piezas de repuesto. Tan pronto el ejército heleno tuvo conocimiento del accidente se puso manos a la obra para recuperar el aparato con el fin de evitar que los curiosos se acercasen a un caza de última tecnología. Buzos expertos y un buque grúa lo reflotaron en pocos días. Fuente. [Video].

Post A Comment:

4 comentarios:

  1. Menudo rato más bueno me he pasado con las 10 historias. Las fotos son preciosas. Aviones hundidos de la segunda guerra mundial debe haber unos cuantos todavía pendientes de encontrar.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro Ana. Pues estaría bien que quedasen muchos que así tendríamos para una segunda parte del post :-D

    ResponderEliminar
  3. Preciosas fotos e historias. Me he agenciado alguna para ponerla de fondo de pantalla.

    ResponderEliminar