El Concorde no fue ni el primer ni el único avión supersónico comercial, si bien es cierto que tan solo existió otro más, el Tupolev Tu-144. Él es quien tiene el dudoso honor de ser el primer avión supersónico de pasajeros de la historia.
Probablemente, si nos preguntasen por el nombre de un avión supersónico de pasajeros, todos pensaríamos en el Concorde. Pues bien, el Concorde no fue ni el primer ni el único avión supersónico comercial, si bien es cierto que tan solo existió otro más, el Tupolev Tu-144. Él es quien tiene el honor (dudoso, como veremos) de ser el primer avión supersónico de pasajeros de la historia.


La construcción con éxito, en la década de los 50, de los primeros aviones de combate supersónicos propició una situación favorable para dar un paso más allá y estudiar las posibilidades de fabricar aviones de pasajeros que volaran más rápido que el sonido. A ambos lados del «telón de acero» se embarcaron en una carrera para aplicar esa nueva tecnología en el campo civil. Los primeros en lanzarse a un proyecto de estas características fueron los fabricantes británicos, British Aircraft Corporation y los franceses Aérospatiale. El famoso Concorde realizaría su primer vuelo en 1969, entrando en servicio en 1976 y volando durante 27 años, hasta su forzosa jubilación en 2003.
Por su parte la URSS había estado trabajando en su propia aeronave con un grado mayor de secretismo y comenzando el proyecto más tarde. Eso no fue obstáculo para que el primer vuelo de un prototipo del Tu-144 se realizase, cerca de Moscú, dos meses antes que el Concorde, el 31 de diciembre de 1968. ¿Cómo habían sido tan rápidos los soviéticos?

Todo comenzó a principios de los años 60. En 1961 Nikita Kruschev se enteró del proyecto anglo-francés para la fabricación de un avión supersónico de pasajeros: el Concorde. La Unión Soviética no quería dejar que occidente se quedase con todo el prestigio y las ventajas que esta nueva tecnología podía ofrecer, así que debía, imperiosamente, ponerse por delante del «proyecto Concorde» costara lo que costara. Así, en 1963 agentes de la KGB fueron instruidos expresamente para robar los planos del Concorde, con especial énfasis en el diseño y los motores. El éxito de su misión no tardó en llegar, a los pocos meses los planos estaban en la Unión Soviética.

Planos del prototipo TU-144 con motores NK-144

Los trabajos de diseño de un avión supersónico soviético ya habían comenzado a principios de los años 60, pero en 1965 gracias a los planos robados y al trabajo del equipo de Andréi N. Túpolev (en el que se encontraba su hijo Alexei), el proyecto fue presentado oficialmente en forma de maqueta en el salón aeronáutico de Le Bourget (París). El SDECE francés no tardó en reparar en el robo —se parecía demasiado al Concorde para no darse cuenta de que era una copia— pero decidió que sería mejor guardar silencio. Los espías al servicio de la URSS no se habían apoderado de los planos definitivos del aparato —los séptimos— sino de los segundos en los que el avión padecía aún graves fallos de funcionamiento. Era tal el parecido al prototipo del Concorde que el avión fue rápidamente bautizado por los occidentales con el apodo de «Konkordski».

Planta d ensamblaje del Tu-144

Al fin, en 1968, los soviéticos finalizarían la construcción de su avión supersónico de pasajeros. Después de un trabajo contrarreloj el prototipo estaba listo para volar y rápidamente fue estrenado. El 31 de diciembre de 1968 el Tu-144 realizó su vuelo inaugural, cruzó por primera vez la barrera del sonido el 5 de junio de 1969 y el 15 de julio de 1969 se convirtió en el primer transporte comercial que excedió el Mach 2.

Vuelo inaugural del TU-144 el 31 de diciembre de 1968 escoltado por un caza Mig-21

A.N.Tupolev y A.A.Tupolev con la tripulación del prototipo de Tu-144 tras el primer vuelo

Todo parecía fluir de manera inmejorable para el proyecto supersónico soviético pero pronto llegarían los problemas.
En junio de 1973 se realizaba una exhibición en la región parisina de Gusainville en la que estaban presentes el Tu-144 y el Concorde. El tercer día de la muestra fue la ocasión en que los dos únicos aviones supersónicos de pasajeros del mundo se batirían en duelo. El Concorde voló primero y ejecutó una brillante presentación. Después le tocaría el turno al Tu-144. Repentinamente a los 4000 pies de altitud se produjo un violento cambio de dirección en la nariz del avión provocando que empezase a caer. Segundos más tarde, a 1500 pies de altura el avión explotó. Doce personas resultaron muertas en el accidente. El desastre fue grabado desde tierra.


Restos del fatal accidente de Le Bourget, 1973. Imagen.

Los motivos del accidente nunca fueron esclarecidos. El informe oficial dijo que la pérdida del avión se debió a un error del piloto. La versión más extendida dice que los funcionarios franceses presentes en la exhibición, sabiendo que el Tu-144 estaba construido con la base de los segundos planos del Concorde, pidieron al embajador soviético que ordenase al piloto realizar una maniobra imposible para un avión construido con base esos planos. Otras fuentes dicen que un Mirage francés, con la intención de fotografiarlo en el aire, se metió en la trayectoria del Tu-144 y tuvo que hacer una maniobra brusca para evitar la colisión que le llevó atener el accidente. Incluso hay quien dice que fue saboteado desde dentro.

Alexei Andreievich Tupolev, cuyo padre había fallecido el año anterior, tuvo que soportar la avalancha de críticas que cayeron sobre él por el estallido del avión. No respondió con su cabeza porque las autoridades soviéticas sabían de sobra el origen de aquel accidente y no podían achacárselo a él. Hasta el 26 de diciembre de 1975 el «Konkordski» no volvería a realizar un vuelo supersónico y esta vez sería en el interior de la URSS, entre Moscú y Almá-Atá, en Kazajistán.

Rutas previstas por Aeroflot para el Tu-144

The first class of aircraft TU-144 CCCP-77106
Primera clase del Tu-144 CCCP-77106

Después de 103 vuelos y de un segundo accidente de un Tu-144 ocurrido en 1978 el «Konkordski» fue retirado de servicio el 1 de Junio de ese año. El avión resultó demasiado caro, no era rentable. Solo 17 llegaron a ser contruidos.

Tu-144 LL «Flying Laboratory» tomando tierra. Más allá de la década de los 80 el Tu-144 se utilizó para fines de investigación tecnológica y científica en un proyecto conjunto entre Rusia y EEUU

Concorde F-BVFB und Tupolew Tu-144
Tanto un Concorde como un Tupolev Tu-144 se conservan en el museo de Sinsheim (Alemania)

Aeroflot continuó operando con el Tu-144D después del final del servicio oficial, con algunos vuelos no regulares en los años 80. El último vuelo del que se tiene constancia fue desde Crimea hasta Kiev en 1987.

Más información: Tupolev.
Fuentes: 1, 2, 3
Más: Artículos de la wikipedia (Eng): Tu 144 y Concorde

Deja tu comentario:

6 comentarios:

  1. Muy bueno tu blog. Pero en este post yo diría que hay patinete, con el mejor ánimo constructivo. :P No hace falta rascar mucho (basta ir al artículo original de la Wiki en inglés), However, even if this were to be confirmed, the documents were early development plans and would not have permitted the USSR's engineers to come up with their own aircraft; the plans could only serve as a general indication of the work of the Concorde design team. Moreover, Soviet aircraft designers in the 1960s had significant experience building delta-shaped aircraft, which proved an efficient means of achieving Mach 2, and TsAGI, of which Andrei Tupolev was a graduate, had developed extensive data about such designs. Classic examples of the period include the Mikoyan-Gurevich MiG-21 tailed delta and the Sukhoi Su-1.

    Ya sé que el anticomunismo aún vende (aiss... ¿hace falta decir que a mí no me cae simpático el comunismo?), pero espionaje industrial estaba a la orden del día (como lo sigue estando) por todo el mundo, y la ideología es como el júrgole... vale para los aficionados, pero no es algo muy serio, la verdad :(

    Esas fuentes...

    ResponderEliminar
  2. Hola, he leído el artículo en inglés de la wikipedia que comentas. Es cierto que en él habla de espionaje industrial, pero a la vez llama a los espías arrestados agentes (es de suponer que de la KGB aunque no lo diga explícitamente. Otras fuentes no lo ponen en duda).
    En cuanto a los planos robados, en el post se dice que fueron tomados como base para la contrucción del Tu 144. Como bien dice el artículo que mencionas los soviéticos ya tenían experiencia en la construcción de aviones supersónicos. Experiencia que usaron para la construcción del 144.

    De todas maneras es una historia poco clara. La falta de información por parte de los involucrados hace que según que fuentes se utilicen existan algunas discrepancias.

    Gracias por tu comentario. Un Saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti por tu blog, hombre, es muy difícil lo que haces. Decía algo más la Wikipedia, p.ej. que el famoso Mirage que denunciaron los soviéticos estuvo allí, los franceses jamás lo reconocieron y siguen sin hacerlo (no lo dice realmente la Wikipedia, sino los links que ésta aporta). Lo que quiero decir es que el espionaje industrial siempre estuvo a la orden del día, Japón jamás hubiera llegado a ser la potencia que es sin él (de hecho los chistes en la época eran omnipresentes, hoy nadie se ríe de los japoneses, ni de los rusos, pero sí de los chinos, supongo que dentro de 20 años dejaremos de reirnos), ni siquiera los EEUU han dejado de copiar (sabe Dios lo que estarán haciendo ahora mismo con los privilegios que disfrutan en el sistema), y desde luego la URSS, que tenía unos diseños bastante cutres a nivel estético y serios problemas a nivel ergonómico, no iba a ser menos. Pero del artículo parece desprenderse la idea de que el Tupolev poco menos que fue fusilado del Concorde y que "los rusos" no tenían ni puta idea, y ésa es la parte que considero que desacredita el post. En el propio artículo señalan las diferencias claves entre ambos aparatos, y muchas de ellas revelan una superioridad de la aeronáutica soviética en varios puntos (así como su torpeza e incompetencia en relaciones públicas). Para mí lo más interesante de la historia, es que tanto uno como otro aparato -que efectivamente se parecen más que demasiado, como el TGV soviético, por ejemplo, al francés-, es que probablemente hayan sido los aviones civiles más sofisticados y mejor construidos de la historia en el sentido de haber constituido un esfuerzo de ingeniería fenomenal, y que ambos salieron de la circulación por sus prohibitivos costos de explotación, lo que debería hacernos reflexionar sobre el transporte aéreo (de hecho el Concorde creo que tiene el récord de estar más limpio de accidentes, sólo dos, y el Tupolev igual). Abundando sobre el asunto, el papel de las empresas británicas también en el caso Concorde te da para otro post, junto con la política ambigua que están jugando actualmente respecto a proyectos como EADS, por ejemplo. Y no digo todo esto por espíritu de crítica, sino porque en el fondo la ecuanimidad y la documentación dan un enorme valor a un trabajo, y tu blog desde luego lo merece :) Perdona que dé tanto la brasa con este tema.

    ResponderEliminar
  4. Hola de nuevo. De brasa nada. Me entusiasma que haya lectores como tú que no solo se limitan a leer el post sino que además aportan su saber a la historia, la aclaran, la matizan y me corrigen si me equivoco.
    La verdad es que por el primer comentario no sabía muy bien a que te referías. Y sí, leyendo el post sí puede dar la impresión, como dices, de que los soviéticos se limitaron a copiar el Concorde, y eso está lejos de la realidad. Ya tenían mucho conocimiento del tema y, en algunos aspectos, el 144 era mejor que el Concorde (se pueden comparar algunas características de ambos en la wikipedia).
    Estoy de acuerdo contigo en que probablemente hayan sido los aviones civiles más sofisticados y mejor construidos de la historia por el gran esfuerzo de ingeniería realizado, pero que (y es una pena) económicamente no tenían sitio en el mercado (ojalá sí lo tengan en un futuro).

    Gracias por molestarte en buscar y compartir más información sobre el tema. Voy a dejar los enlaces a la wiki en inglés. Un saludo!! Por cierto, no sabía lo del TGV soviético.

    ResponderEliminar
  5. Tengo que decir que desconocía que la URSS tuviese un avión civil supersónico, pero la historia que hay detrás todavía más.

    ResponderEliminar
  6. Un pequeño detalle, los rusos experimentaron con alas delta supersonicas desde finales de los años 30

    ResponderEliminar