Podemos hacer el ejercicio de recordar viejas fronteras y superponer los mapas de la Europa de 1914 y de 1937 sobre un mapa de Europa con las fronteras actuales y, de un vistazo, comprobar cómo ha cambiado el escenario geopolítico desde cada uno de esos momentos.
No se me ocurre algo más susceptible de haber sufrido cambios a lo largo de la historia que las fronteras de Europa. Lo cierto es que, solamente en el último siglo, han variado infinidad de veces y por desgracia además, con un alto coste en vidas la mayoría de ellas.
Podemos hacer el ejercicio de recordar viejas fronteras y superponer los mapas de la Europa de 1914 y de 1937 sobre un mapa de Europa con las fronteras actuales y, de un vistazo, comprobar cómo se ha modificado el escenario geopolítico desde cada uno de esos momentos.
Vamos allá, pero antes de pasar a los mapas, un detalle. Ambos mapas contienen un pequeño error fronterizo atribuyendo Olivenza a Portugal. Lo cierto es que el municipio extremeño fue portugués durante cinco siglos y pasó a pertenecer a España en 1801, tras la Guerra de las Naranjas y en virtud del Tratado de Badajoz, por lo que en ambos mapas (fronteras actuales) debería aparecer cómo parte de España. Dicho lo cual, vamos allá.

1914

Europa de 1914 superpuesta sobre la Europa actual. Nótese que aunque Serbia, Albania, Bulgaria y Rumanía presentan el mismo color, eran ya en 1914, estados independientes.
1914 hubiese sido un año ideal para un alumno que no tuviese muchas ganas de aprenderse las naciones de Europa y sus capitales. Básicamente una docena de naciones e Imperios formaban el continente, eso sí las tensiones políticas, pactos y alianzas hacían de Europa un auténtico polvorín que, de hecho, estaba apunto de estallar.

Recordemos que en la segunda mitad del siglo XIX se consolidó la Europa de las naciones. Con la unificación política italiana impulsada desde Cerdeña-Piamonte y la unidad alemana, cuyo agente catalizador fue la Prusia de Bismarck (que obtuvo nuevos territorios tras la guerra contra Dinamarca, Austria y Francia) el mapa de Europa cambió considerablemente.
El Imperio Ruso se asienta obteniendo el control del Cáucaso y el Imperio Otomano se enfrenta con las nacionalidades balcánicas comenzando un declive que lo despedazará tras la Primera Guerra Mundial. Mientras Europa cambia, afirma su poder y su influencia a nivel mundial. Pero dentro del continente, los vecinos no se encuentran cómodos.
Los antagonismos de principios del siglo XX tejen una maraña de complejas alianzas entre los estados. La Triple Alianza formada por los imperios centrales de carácter autocrático: el Imperio alemán, el austrohúngaro, el Imperio Otomano, Italia (que cambió de bando en 1915) y Bulgaria, tiene frente a ella a la Triple Entente formada por el Imperio Británico, Francia, Rusia (dos regímenes parlamentarios y la autocracia zarista). El final de estas tensiones es bien sabido: 1914 trae la Gran Guerra.
Si te gusta este post, no te puedes perder:
Mapas superpuestos II
Tras la guerra las fronteras se transfiguraron. Implosionaron los imperios austrohúngaro, otomano y ruso, Polonia resucitó, Hungría perdió dos tercios de territorio; nacieron los estados de Irlanda, Estonia, Letonia y Lituania, Checoslovaquia, Ucrania, Armenia, Georgia y Azerbaiyán y el Reino de Yugoslavia. Y, más o menos así se llegó a 1937.

1937

Europa de 1937 superpuesta sobre la Europa actual.
España presenta dos tonalidades pertenecientes a cada uno de los bandos enfrentados en la Guerra Civil.
La victoria de los aliados de la Entente en 1918 se presenta como una victoria de la democracia. La guerra provoca, como hemos visto, el hundimiento de los grandes imperios autocráticos. La revolución derroca al zar ruso y al káiser alemán. Las naciones del Imperio Austrohúngaro se emancipan y adoptan constituciones democráticas. Parece un triunfo del derecho sobre la fuerza: en 1919 todos los países europeos salvo Hungría y Rusia tienen regímenes formalmente democráticos. En 1939 estos han quedado reducidos a los países de Europa occidental (salvo España y Portugal) y Escandinavia. En todos los estados se constituyen grupos fascistas pero en Italia y Alemania llegan al poder. Esto provocará una nueva guerra y un nuevo cambio masivo de fronteras. La débil Polonia de 1937 pronto desaparecerá engullida por Alemania y la URSS, sus dos grandes potencias vecinas. Volverán a desaparecer Estonia, Letonia y Lituania.
Lo cierto es que el mapa fronterizo de 1937 de la Europa Occidental es muy similar al actual: Italia y Alemania perderán territorios en sus regiones orientales y España verá reducido su territorio del norte de África a las ciudades de Ceuta y Melilla. El verdadero cambio se dará en la Europa Oriental: la unificación de Yugoslavia no durará ni 50 años y las repúblicas soviéticas ganarán terreno hacia el oeste. Nótese, por ejemplo el motivo de que Transnistria sea, de facto un país independiente de Moldavia. Con sus respectivos desmembramientos Europa tiene hoy el mayor número de países de su historia, y a pesar de lo cual vive su periodo de paz más largo.

Mapas vía Reddit & Reddit
Siguiente
Esta es la entrada más reciente.
Anterior
Entrada antigua

Deja tu comentario:

0 comentarios: