El siguiente gráfico muestra la introducción de los productos más elementales que hoy figuran en cualquier casa, basicamente electrodomésticos, en los hogares estadounidenses desde el año 1900.
Desde que se empieza a comercializar un nuevo producto, el sueño de todo vendedor es colocar uno (al menos) en el máximo número posible de hogares. El siguiente gráfico muestra la introducción de los productos más elementales que hoy figuran en cualquier casa, básicamente electrodomésticos, en los hogares estadounidenses desde el año 1900.


De él se desprenden algunos datos interesantes. Por ejemplo se puede notar el brusco descenso en el consumo de automóviles y de teléfonos tras el crack del 29. También se frenó el rápido crecimiento que experimentaban los aparatos de radio.

La introducción de algunos productos es muy lenta, caso del lavavajillas, mientras que en productos aparecidos más recientemente el consumo se extiende muy rápido.

Otras cosas en cambio, no tienen sentido aparente, como el descenso en el consumo de lavadoras durante la Segunda Guerra Mundial. También se nota en el de automóviles y probablemente se debiera al esfuerzo bélico. Aunque no se entiende entonces que el de frigoríficos continuase al alza.

Orignal por N. Felton para el NYTimes. Via: visualizingeconomics.

Deja tu comentario:

14 comentarios:

andresrguez dijo...

No hay ningún prodcuto que bajara el consumo, aunque evidentemente son productos que han ido evolucionando con el tiempo.

matutino dijo...

curioso gráfico este.. me gustaría verlo dentro de 10 años para descubrir la evolución de la implantación de los productos y servicios tecnológicos... porque a este paso puede que baje la demanda de automóviles o secadoras, que o ya muchos tienen o no es tan necesario, frente al internet, el teléfono móvil o el ordenador, ya que el sector de la tecnología es menos susceptible a la crisis que muchos otros... Un saludo y gracias por tu blog, que aunque sea poco a poco, se va llenando de contenidos interesantes =)

vientospolares.blogspot.com

jmpep dijo...

"Aunque no se entiende entonces que el de frigoríficos continuase al alza".

Hombre, hay una explicación clarísima. Todo el mundo sabe que un frigorífico es el escondite perfecto en caso de ataque nuclear... :P

Anónimo dijo...

De donde salio esto????

Anónimo dijo...

@Anónimo, parece que de aquí: http://www.nytimes.com/2008/02/10/opinion/10cox.html

David dijo...

@ jmpep, touché.

@ Anónimo, tiene razón Francesc, el gráfico está realizado por Nicholas Felton para el NYTimes (aunque ya no figura).

Anónimo dijo...

El frigorifico probablemente sea visto como un metodo de ahorro, ya que permite la conservacion de los alimentos, es por eso que no ha descendido su consumo nisiquiera durante la gran depresion. Lo que mas me ha sorprendido es que la television en color no haya conseguido en 45 anos colarse en todas las casas.

Orayo dijo...

Los alimentos son perecederos y por eso entiendo que los frigorificos son un bien necesario. No asi las lavadoras, de las cuales se puede prescindir, asi como de los coches, en tiempos de guerra. Antes comer, luego vestir y el resto.

Lo del frigorifico y refugio nuclear creo que viene por una escena de relleno de la ultima entrega del Dr Jones: "Indiana Jones y los alienigenas cabeza de pepino."

salu2! Un grafico muy muy interesante.

Lau dijo...

hmmm... es curioso que el uso de la radio no haya sido algo menor a partir de los 90

Anónimo dijo...

El descenso de las lavadoras sí lo comprendo, si no hay jabón, para echarle un agua a la ropa no te hace falta, con una pila te sobra. Lo que sí me llama la atención es lo que indicas sobre los frigoríficos, muy curioso, sobre todo teniendo en cuenta que por aquí todavía se seguía haciendo uso de las fresqueras.

jmpep, se dice nucelar, nu-ce-lar. ;)

Saludos,

Marcela dijo...

Y el consumo de computadores muy por encima del consumo de internet aún en 2005????

Anónimo dijo...

te amo cristobal awuayo

Anónimo dijo...

un saludo pala 14 de grana

Excelente atículo, muy interesante estos datos, esta gráfica bien podría definir la evolución de la calidad de vida desde 1900, eso sí, en el 1er mundo.