Partido Francia-Kuwait del mundial de España de 1982. Francia hace el cuarto gol pero los kuwaitíes alegan haber escuchado el silbato del árbitro y que por ello el gol no debe subir al marcador. Un jeque baja a protestar. Pasan varios minutos de desconcierto cuando el colegiado toma la sorprendente decisión de anular el gol. Un gol que era legal, pero inexplicablemente las presiones del jeque surten efecto y el tanto no sube al marcador.
Corría el minuto 35 del segundo tiempo del partido Kuwait-Francia correspondiente a la fase de grupos del mundial España 82. Alain Giresse, delantero de "les bleus" recibe un balón y marca el cuarto tanto para su selección. Inmediatamente, todo el equipo asiático se abalanza sobre el colegiado. Alegan haber escuchado el silbato del árbitro y que por ello el gol no debe subir al marcador. Hasta ese momento todo puede entrar en la normalidad de un partido de fútbol. Lo sorprendente y único sucede a continuación. Desde el palco de autoridades del estadio José Zorrilla de Valladolid, un individuo ataviado con vestimentas árabes y turbante rojo hace aspavientos indicando al equipo kuwaití que abandone el terreno de juego. Tras varios minutos de incertidumbre, el hombre del turbante aparece sobre el césped entre el tumulto de jugadores y acompañado por varios escoltas. Es el jeque Fahid Al Ahmad Al Sabah, hermano del emir de Kuwait. El público en las gradas y los jugadores franceses, tranquilos por una victoria segura, observan con estupor la insólita escena. Tras una conversación con el arbitro soviético Miroslav Stupar rodeada de jugadores y policías, Fahid Al Ahmad Al Sabah amenaza de nuevo con retirar a sus jugadores del terreno de juego si no se anula el gol.
Pasan varios minutos de desconcierto cuando el colegiado toma la sorprendente decisión de anular el gol. Stupar no había pitado, el gol era legal, pero inexplicablemente las presiones del jeque surten efecto y el tanto no sube al marcador.


La historia juzgó este hecho como anécdota ya que el partido terminó 4-1, pero el hecho en sí era muy grave por lo que la FIFA castigaría duramente a Miroslav Stupar, que nunca volvió a arbitrar un partido.


Post A Comment:

12 comentarios:

  1. Yo estuve alli pero era demasiado joven como para enterarme en ese momento de lo que pasaba.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien era muy joven. Aún así creo que ni los más viejos del lugar se enteraban de lo que estaba pasando ja ja. Sin duda fue algo único.

    ResponderEliminar
  3. "ataviado con vestimentas árabes y turbante rojo"

    ¿Qué debo entender? ¿Que el turbante no forma parte de "las vestimentas árabes"?

    Es como aquella presentadora de TV que insiste en separar a "Los simpsons" de "Los homer"...

    ResponderEliminar
  4. Anda, que dónde habrá visto el "franchute" ese a la Guardia Civil vestida de marrón... Y el otro dice que es folklórico lo del pasillo de la policia al jeque??? folklore lo de su presidente con Carla Bruni.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ES UN EJEMPLO LO QUE HICIERON, ESTA PERFECTO. NO SE MODIFICO EL RESULTADO FINAL Y ENCIMA HUBO MAS GANADORES QUE PERDEDORES. O A QUIEN NO LE GUSTARIA ESTAR EN EL CUERO DEL ARBITRO LLEVANDO EL MALETIN O MUCHO MEJO EN EL DEL JEQUE... BASTA DE QUEJARSE, HOY EN DIA HACEN LO MISMO LOS POLITICOS, PERO MUCHO PEOR PORQUE ES CON EL DINERO DEL PUEBLO. SE QUE NO ES EL MEJOR EJEMPLO, PERO QUE HERMOSO MALETIN MARRON!!!

    ResponderEliminar
  6. Hombre, esta claro que este pobre hombre, como es gabacho no sabe de que va el rollo....
    Es imposible que pusieran guardia civil en ese partido. Si la guardia civil esta a menos de 100 metros de un moro le salta un chip especial que tienen y se lo llevan detenido, asi que como esos moros son de los que interesa tener como amigos no llevaron a la guardia civil...

    ResponderEliminar
  7. Buenisimo el lobg!
    Felciitaciones

    ResponderEliminar
  8. Esta historia me encanta. Folclore en estado puro como dice el tio del video.

    ResponderEliminar
  9. Y duro con la Guardia Civil, fue la policia nacional

    ResponderEliminar
  10. En todas las informaciones aparece la Guardia Civil y cómo pueden ver en las imágenes era la Policia Nacional la que permitió al Emir montar el numerito.

    ResponderEliminar