A Stephen Wiltshire le diagnosticaron autismo con tres años. Su relación con otras personas era casi inexistente, vivía en su propio mundo y no empezó a decir sus primeras palabras hasta muchos años después.
A los once años, y tras un breve viaje en helicóptero, Stephen pidió lápiz y papel y reprodujo la vista aérea de la ciudad de Londres con total precisión, respetando la perspectiva y sin olvidar ningún detalle. Dibujó hasta el número exacto de ventanas que tenían los principales edificios.


Stephen posee el síndrome de savant. Solo unos poquísimos autistas padecen este síndrome. Savant es un término francés usado para denominar a virtuosos de las artes. Las personas que lo poseen demuestran habilidades mentales absolutamente extraordinarias. Este es el caso del londinense Stephen, conocido como “la cámara viviente” ya que posee una increíble memoria fotográfica.

En el siguiente vídeo un equipo de la productora alemana Colourfield lo lleva a sobrevolar el casco histórico de Roma por primera vez durante 45 minutos. Al tocar tierra, Stephen recrea todo lo que vio sobre el papel. Trabaja durante tres días y los resultados rozan la perfección.


Esta hazaña la ha repetido en SydneyNueva YorkTokyo o Hong Kong entre otras ciudades. Su increíble habilidad ha hecho que sea un famoso artista a nivel mundial. Además, sus obras son demandadas por multitud de exposiciones y particulares que desean adquirir una de estas maravillas. En 1991, el reputado neurólogo Oliver Sacks escribió el prefacio del libro de Stephen titulado Floating Cities

Si te interesa este tema puedes visitar la Web de Stephen.

Post A Comment:

3 comentarios:

  1. I was more thаn happy to unсover this grеat ѕite.
    I need to tο thаnk yοu fοг уour timе due to this wondeгful reаd!

    ! I dеfinitely really liked еvеry рaгt of it аnd і also have уοu booκ markеd to seе neω thіngѕ on youг site.


    My web-site :: how to buy and sell cars for money

    ResponderEliminar
  2. Asombroso, que mente tan fotogenica.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante, no conocía el caso.
    Parece imposible el nivel de detalle que puede llegar a retener en su cabeza.

    ResponderEliminar