Cae la noche en algún lugar cerca del círculo polar ártico y unos extraños haces luminosos emergen desde el horizonte, elevándose hacia lo más alto, como si de grandes focos que apuntan al cielo se tratara. No estamos ante los efectos de ningún artefacto humano, sino de uno de los fenómenos ópticos más espectaculares que pueden observarse en altas latitudes: los pilares de luz
Cae la noche en algún lugar cerca del círculo polar ártico y unos extraños haces luminosos emergen desde el horizonte, elevándose hacia lo más alto, como si de grandes focos que apuntan al cielo se tratara.

Pilares de luz sobre Ontario, Canadá. Flickr.

No estamos ante los efectos de ningún artefacto humano, sino de uno de los fenómenos ópticos más espectaculares que pueden observarse en altas latitudes. Y es en esas zonas donde más probabilidades de apreciarlo tendremos, ya que para que el fenómeno se manifieste, tienen que darse una serie de condiciones particulares, comenzando por un ambiente frío y calmado, exento de cualquier clase de viento en superficie, si bien es cierto que los científicos todavía no tienen del todo claro alguno de los aspectos que influyen en su formación.

Light Pillars
Estación McMurdo, Antártida. Flickr.

Beam Me Up
Pilares de luz en Saskatoon, Saskatchewan, Canadá. Fuente.

Light Pillars
Pilares de luz desde Bowman, Dakota del Norte, Estados Unidos. Fuente.

Light pillars
Äkäslompolo, Laponia finlandesa, Finlandia. Flickr.

Los meteorólogos saben que este fenómeno óptico se forma porque, a partir de unos -20ºC, el agua cristaliza en forma de microscópicas placas hexagonales que se orientan en la atmósfera en paralelo a la superficie. De esa forma, todas ellas reflejan la luz artificial proveniente de la superficie en el mismo sentido, creando así el efecto columna luminosa.

La columna se produce aproximadamente a medio camino entre la fuente lumínica y el ojo del observador. Cuanto más altos estén situados los cristales más alto será el pilar de luz observado. Fuente.

Normalmente, estos cristales de hielo se evaporan antes de llegar al suelo pero a temperaturas tan bajas y en un ambiente de calma, estos cristales de hielo planos pueden «sobrevivir» cerca de tierra en forma de una nieve ligera. No se trata, por tanto, de verdaderos rayos verticales, sino de reflejos colectivos de millones de cristales de hielo.

En las imágenes que ilustran los casos anteriores la fuente de luz proviene de un foco artificial, pero el foco original de luz también puede ser natural. Si se trata del Sol, por ejemplo, el fenómeno se dará cuando se encuentre en un punto muy bajo del horizonte (justo al amanecer o antes del ocaso) y es llamado entonces «Pilar de Sol» y si la luz proviene de la Luna, los haces de luz se llamarán  «pilares lunares». Eso sí, debido a que los cristales de hielo en la atmósfera reflejan la luz, los pilares de luz tienden a tomar el color original de la fuente lumínica.

Sunset
Pilar solar, Yukon, Canadá. Flickr.

Sunset
Pilar de luz solar, Anchorage, Alaska. Flickr.

Pero el fenómeno puede tener una vista todavía más espectacular y mucho menos común: luces que irradian desde el cenit. La imagen inferior muestra este efecto; la pregunta que asalta entonces es ¿Por qué, en este caso, las líneas de luz convergen sobre la cabeza del observador? En este enlace te lo explican mejor que yo (diagrama incluido) pero de forma resumida se puede decir que solo los cristales que se encuentran a mitad de camino entre el observador y la fuente lumínica —y situados solo a partir de una cierta altura— reflejan los rayos de esta, además de estar ambos a una distancia muy próxima.

Pilares de luz irradiando desde el cenit. Fuente.

Joel Beauvais vio las inusuales formas luminosas de la imagen superior muy cerca de su casa, en el cielo de Ath, Bélgica, en noviembre de 2006. «El aire era muy frío y poco después una niebla helada descendió e hizo desaparecer las luces» comentó el propio Joel cuando publicó la fotografía. Una imagen casi única.

Fuentes: el país, atopics I y II.

*Nota del autor: «Una breve historia» ha vuelto para quedarse, unos meses al menos, después de unas cortísimas vacaciones ¡Vieeen, Bibaaa, Braaabo!
Saludos a todos aquellos que su lector de feeds les haya traído hasta aquí; os tendrían que hacer un monumento, dedicar una calle o algo. Espero que disfrutéis con las historias que van a llegar ¡Recordad que ahora, para vosotros, y por tiempo limitado, la suscripción es completamente gratuita!

Deja tu comentario:

7 comentarios:

  1. Que alegría volver a ver cosas nuevas, ¡que alegría que esta página no halla muerto!

    ResponderEliminar
  2. ¡Y sobre todo qué alegría que siga teniendo lectores!
    Y lectores premium, que además comentan ya ni te digo.
    :D

    ResponderEliminar
  3. Lo reitero. Esperemos leerte en infinidad de ocasiones más. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Bueno mhmm... infinidad es un número muy alto, hay que tener eso en cuenta :D
    Intentaremos que al menos sea un número de dos cifras, por ejemplo.
    Otro saludo.

    ResponderEliminar
  5. Lo dicho, enhorabuena por el regreso y... larga vida a los lectores de feeds :)

    ResponderEliminar
  6. Sabía que no debía borrarla de mi lista de feeds

    ResponderEliminar