En 1967, Kathrine Switzer se convirtió en la primera mujer en inscribirse y participar en el Maratón de Boston. Cuando uno de los directores, Jock Semple, se dio cuenta a mitad de la carrera de que una mujer corría en su prueba saltó tras ella para detenerla.

La única mujer de la fotografía superior se llama Kathrine Switzer. En 1967 se convirtió en la primera atleta femenina en inscribirse y participar en el Maratón de Boston. Desde la perspectiva actual puede no significar gran cosa pero en aquel instante supuso un desafío a las normas establecidas que impedían su participación en una prueba, en aquel momento, reservada en exclusiva a hombres.

Kathrine logró su objetivo con pasmosa naturalidad. Se preparó físicamente y con tiempo suficiente para correr la prueba, consiguió un formulario, se inscribió como K.V. Switzer, sus verdaderas iniciales, y lo envió a la organización de la carrera. Sin sopechar ni remotamente que se trataba de una mujer, los directores de la prueba recibieron la hoja de inscipción debidamente cumplimentada y la inscribieron de manera oficial.
Y como era de esperar, allí se presentó aquel frío día de abril de 1967 en la 70ª edición del Maratón de Boston para tomar la salida con el resto de corredores. Por suerte para ella no iba a estar sola, la acompañaban su entrenador, Arnie Briggs, y su novio, Tom Miller, que también estaban inscritos en la carrera.
Pero Kathrine estaba a punto de pasar a la historia del deporte no solo por ser una pionera femenina, sino porque cuando uno de los directores, llamado Jock Semple, se dio cuenta  a mitad de la carrera de que una mujer corría en su prueba saltó tras ella para detenerla. Su novio y otros corredores empujaron al juez apartándolo de Kathrine y posibilitaron que continuase la prueba. Las imágenes del incidente ocuparían página en muchos diarios del día siguiente. Después de ese  intento fallido nadie volvió a tratar de frenarla y terminó la carrera con un tiempo de 4 horas y 20 minutos. Y, nada más cruzar la meta, fue descalificada.

Si tienes tres minutos para ver el siguente vídeo no dudes en hacerlo; la propia Kathrine nos cuenta, con la perspectiva del tiempo y de manera muy divertida, lo que le sucedió.


Su participación había sido oficialmente anulada pero el paso ya estaba dado. En 1971, la segunda edición del maratón de Nueva York permitió oficialmente competir a las mujeres, con victoria de Beth Bonner, y el maratón de Boston hizo lo propio en 1972, cinco años después de la histórica carrera de Kathrine Switzer. Fotografía de algunas participantes de aquel año:

 
Y como en muchas ocasiones ocurre, la historia da un giro caprichoso y los circunstanciales enemigos de antaño dejan de serlo. En la salida del maratón de Boston de 1973 Kathrine Switzer y el director del maratón, Jock Semple, volvieron a verse. El encuentro fue emocionante para ambos. Los dos protagonistas de la imágen inicial, esta vez sonríen y se abrazan. Los tiempos habían cambiado. A decir verdad, y como sucede casi siempre, las personas los habían cambiado.


Desde entonces Kathrine Switzer se ha dedicado a luchar contra la desigualdad entre hombres y mujeres, organizando carreras en veintisiete países, Avon International Running Circuit, en las que han participado más de un millón de mujeres. Colaboró, además, en lograr que el maratón femenino fuera prueba olímpica, algo que no se conseguiría hasta la tardía fecha de 1984. Katherine ha corrido 35 maratones, ganando el maratón de New York en 1974, y logrando su mejor marca, 2:51.33, al quedar segunda en el Maratón de Boston de 1975. En su momento llegó a ser la mujer con la sexta mejor marca del mundo. 

Fuentes y más información: kathrineswitzer.com, La mujer (fondista) en la cocina.

Post A Comment:

6 comentarios:

  1. jajaj no sabia que a las mujeres no las dejaban correr en maraton.. vaya que machismo tan estupido..

    ResponderEliminar
  2. Es bien sabido, como dice ella en el video, que para correr una maratón hay que tener piernas fuertes y, sobre todo, un poblado bigote :D

    ResponderEliminar
  3. Visto desde hoy se hace raro semejante cabreo. Lo vergonzoso es que esto fue antes de ayer.

    ResponderEliminar
  4. Digno ejemplo de confianza todo un ejemplo para las mujeres buen post

    ResponderEliminar
  5. Una historia preciosa, lastima que el video no vaya. enhorabuena por este blog

    ResponderEliminar
  6. excelente post, no conocia a esta deportista. saludos

    ResponderEliminar