El Aérotrain era un tren aerodeslizador desarrollado en Francia en 1965 por Jean Bertin. El invento consistía en inyectar aire bajo la estructura del tren, para hacer que se elevara sobre su sistema conductor. El 5 de marzo de 1974 logró el récord de velocidad para este tipo de trenes.

En 1963, el ingeniero francés Jean Bertin presentó en París a los poderes públicos y a la SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses) un modelo a escala 1/12 de un tren revolucionario que flotando sobre un colchón de aire conseguiría minimizar la fricción y permitiría alcanzar una velocidad sin precedentes. El vehículo, en aquel momento tan solo una idea sobre el papel, había sido bautizado por el propio Bertin como Aérotrain.
La mayor innovación consistía en inyectar aire bajo la estructura del tren, para hacer que se elevara sobre su sistema conductor que no era sino una vía en forma de «T invertida» construida en hormigón. El tren lograría superar holgadamente los 200 km/h, una velocidad considerable para la época; no hay que olvidar que en década de los 60, difícilmente un tren podía superar una velocidad de 150 km/h.


La primera versión experimental del Aérotrain era la de un prototipo de 10 metros de largo y 2,6 toneladas que logró alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h en sobre una pista de hormigón de 6,7 kilometros especialmente construida para las pruebas del innovador vehículo entre las localidades de Gometz-la-Ville y Limours, a las afueras de Paris.
El primer modelo de aerotrén de Bertin era propulsado por un motor a hélice de avión montado sobre el cuerpo aerodinámico del vehículo; tras diversas experiencias el 4 de diciembre de 1967 el modelo de Aérotrain AE 01 alcanzó una velocidad de 345 km/h siendo impulsado por un turborreactor. El prototipo AE 02 sirvió para experimentar con altas velocidades y alcanzó 422 km/h el 22 de enero de 1969.


Gracias a estos buenos resultados, la empresa de ingeniería de Bertin obtuvo el beneplácito (y los fondos necesarios) de gobierno francés para construir un carril de hormigón más largo y un Aerotrain mayor y más potente. En Julio de 1969, se contruyó un carril de 20 kilometros en el norte de Orleans que podría ampliarse en el futuro para crear una línea París-Orleans. El proyecto parecía ir viento en popa.
Se construyó una nueva versión del Aerotrain, el I-80, que incluía 80 asientos y circulaba a 250 km/h y que posteriormente fue modificado para lograr una velocidad máxima de 400 km/h. Casi 3.000 personas viajaron en el I-80 durante el periodo de pruebas.





El objetivo del Aérotrain era similar al del tren de levitación magnética: suspender el tren por encima de las vías para minimizar la fricción. Y cumplió su objetivo. El Aérotrain podía viajar a velocidades muy altas con un razonable consumo de energía y niveles bajos de ruido, pero sin la complejidad técnica y caras pistas de levitación magnética. El 5 de marzo de 1974 logró el récord de velocidad para este tipo de trenes con 430.4 km/h. Ese año, el gobierno francés cerró un acuerdo con Jean Bertin para construir una línea comercial entre Cergy y La Défense en lo que parecía el último empujón para crear una verdadera línea de pasajeros. Pero en julio de 1974, el nuevo presidente francés, Valéry Giscard d'Estaing, decidió cancelar este contrato en beneficio de un nuevo modelo de tren: el TGV (Tren de Alta Velocidad). Un durísimo golpe para Jean Bertin, que tras años de duro trabajo, murió de cáncer de finales de 1975.


Desgraciadamente las circunstancias marcaron el final de su corta vida y el proyecto fue abandonado definitivamente en 1977. La falta de financiación, la muerte de Jean Bertin, y la adopción de TGV por el gobierno francés como solución al transporte terrestre fueron demasiado para el tren del futuro.
Varios prototipos del Aerotrain ente los que estaba el único vehículo modelo I-80, quedaron abandonados en su depósito de la línea de pruebas de Chevilly. Un incendio, el 22 de marzo de 1992, los destruyó. Los Aérotrains experimentales AE 01 y AE 02 son los únicos supervivientes y son hoy piezas de museo expuestos en su hangar de Saran y haciendo apariciones en salones del automóvil y distintos museos de tecnología y ferrocarril de Europa.


En 2002 el artista francés Vincent Lamouroux construyó su «tren» particular, un artilugio al que llamó pentaciclo, para poder viajar a lo largo del vetusto y abandonado raíl del otrora magnífico Aérotrain. El raíl ha sido recientemente desmantelado.

Post A Comment:

5 comentarios:

  1. Te he dejado una cosita en mi blog. Besitos!! :)

    ResponderEliminar
  2. Creo que en Las Palmas de Gran Canaria se hizo un intento de instalar este cacharro, al menos recuerdo en mi infancia (años 70) unos pilones similares, aunque ya sin vias entre ellos. ¿Alguien sabe si eran de ésto o no?

    ResponderEliminar
  3. en las palmas de gran canaria lo que hubo fue un tren o tranvía que iba por la avenida marítima, creo que hay fotos de él en la provincia o el canarias 7...pero no era nada de esto, era un tranvía normalito

    ResponderEliminar
  4. Gracias Iagotero, lo que engaña la memoria :)

    ResponderEliminar
  5. Puentes World records en España en Zaragoza con el puente del tercer milenio y en Barcelona con la porta d europa .

    WWW.ARENASING.COM

    ResponderEliminar